Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Actualidad

Comienza el contenido principal

March R.S. y Grupo Atisa analizan las prejubilaciones como herramienta de reestructuración de las empresas

23 de septiembre de 2021 Categoría: Eventos Temática: Previsión social Tiempo de lectura: 3

El evento de March R.S. fue seguido por más de 150 asistentes y contó con expertos de primer nivel.

  • El cambio de paradigma laboral provocado por la Covid-19 ha acelerado el proceso digital y las empresas deben adecuar su estructura para incorporar nuevos perfiles.
  • March R.S. afirma que la reforma actualmente pendiente de aprobación se limita a retrasar la edad de jubilación y no soluciona el déficit futuro de la Seguridad Social.

March R.S. celebró 23 de septimebre junto a Grupo Atisa la mesa redonda ‘Nuevas normas en el juego de las pensiones: Las prejubilaciones como posible herramienta de reestructuración de equipos en las empresas’. El evento fue seguido por más de 150 asistentes y contó con expertos de primer nivel. Durante la jornada, se abordó la situación actual de las pensiones y se analizó cómo los procesos de prejubilación pueden ayudar a las empresas.

Una de las cuestiones centrales giró en torno a la necesidad de adaptación de las empresas al nuevo paradigma laboral que ha surgido por el COVID-19. En este sentido, Cristina Herranz, responsable de Desvinculaciones Laborales de Atisa, indicó que “el covid-19 ha hecho que el proceso de digitalización en las empresas avance con rapidez, impulsando la introducción de nuevos perfiles digitales. Las empresas tienen la necesidad de adaptarse a esta nueva situación y vemos que hay procesos de reestructuración muy grandes”. En esta misma línea, Herrranz destacó que “los ERTES surgidos por la pandemia no dejan de ser planes de reestructuración temporales que tienen un recorrido corto. Además, el hecho de que muchos sectores vayan a tardar en recuperar el 100% de su actividad previa al COVID-19 obligará a realizar procesos de reestructuración”.

Por su parte, Javier Mateo, Actuario Senior de Previsión Social de March R.S., centró su análisis en los principales aspectos del Proyecto de Ley de garantía del poder adquisitivo de las pensiones y otras medidas de refuerzo de la sostenibilidad financiera y social del sistema público de pensiones. En relación con este asunto, Javier Mateo indicó: “Se limita en los convenios colectivos la jubilación obligatoria, se modifican los coeficientes reductores de la jubilación anticipada, afectando de manera significativa a los trabajadores que cotizan por la base máxima, y se trata de potenciar el trabajar más allá de los 67 años”.

Adicionalmente, Javier indicó que para hacer sostenible el futuro de la Seguridad Social es necesaria una reforma profunda que vaya más allá del retraso de la edad de jubilación. “La separación de fuentes de financiación no soluciona en nada el problema del déficit de las pensiones, que ya actualmente se está cubriendo vía impuestos y vía Deuda Pública. Esta reforma solo afecta a los actuales cotizantes, pero, inevitablemente y por desgracia, será necesario tocar la pensión de los actuales pensionistas para evitar un crecimiento sistemático del déficit”, afirmó.

Por su parte, Cristina Herranz incidió en que el Proyecto de Ley plantea una modificación de los porcentajes de penalización de la jubilación anticipada, pero no de las prejubilaciones. “A pesar de ser conceptos vinculantes, no son lo mismo. Los planes de prejubilación permiten más flexibilidad en su diseño y ofrecen mayor capacidad de adaptación a las necesidades y capacidad económica de las empresas”. 

Con respecto a esta misma cuestión, Javier Mateo explicó que, en los procesos de prejubilación, la contratación de una póliza de seguro que instrumente los pagos, conlleva que la empresa se libere de la carga, ya que es la aseguradora la encargada de realizarlos, con la seguridad que da a los trabajadores que los fondos salgan del balance de la empresa. “Sin estas pólizas la empresa tendría que implantar un sistema de gestión de pagos a los pasivos. Para el trabajador también supone un beneficio, porque el hecho de que sea una entidad externa quien gestione los fondos que garantizan estos pagos genera más tranquilidad y seguridad”, concluyó.

Compartir

Fin del contenido principal