Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Comienza el contenido principal

El espejismo de la inflación y las pensiones

30 de junio de 2022 Categoría: Artículos Temática: Previsión social Tiempo de lectura: 4

El aumento de la inflación, que a junio ya alcanza el 10,2%, supondrá un fuerte aumento del gasto en pensiones, que podría superar los 15 mil millones de euros anuales.

Inflación y pensiones ¿cómo influye la subida de los precios en el gasto por pensiones? Álvaro Monterde, director de previsión social de March R.S., ha hablado de ello en un artículo de opinión que escribió para el diario económico Expansión.

Según Monterde, la presión de los precios aumentará el gasto público y obligará “a dedicar muchos más ingresos públicos para pagar nuestra gran hipoteca común”.

Para este año, los Presupuestos Generales del Estado prevén un gasto en la partida de las pensiones de 171 mil millones. Casi la misma cifra de lo que se estima recaudar de la suma de los ingresos por IRPF e IVA: 175 mil millones.

La intención del Gobierno es, tal y como apunta Monterde, aumentar las pensiones con el IPC al tratarse de una obligación legal. Un argumento que no convence al director de previsión social de March R.S. “Subir las pensiones depende de nuestra capacidad económica, no de qué esté recogida en una ley. Es tan ingenuo como pensar que todos deberíamos estar delgados si lo aprobáramos en una ley”.

A esto habría que añadir una nueva cifra relevante, la relacionada con el gasto de los salarios en el sector público que, según el INE, ascendió a 147 mil millones en 2021. Sobre este punto lo que se sabe es que el Gobierno ha retrasado cualquier negociación sobre el incremento salarial, que está fijado en un 2% de los Presupuestos de 2022.

Pila de monedas redondas inflación y pensiones

Lo que se traduce en una pérdida de poder adquisitivo tanto de los empleados del sector público como del sector privado, pero no de los pensionistas.

La inflación y el sistema de pensiones en el futuro

Con los datos que se conocen a junio, las pensiones subirían un 8’2% por la media del IPC de los últimos seis meses. Sin embargo, habrá que ver cómo evoluciona el IPC hasta noviembre para completar la media de los últimos doces meses y conocer de esta manera el incremento definitivo.

En el caso de que se mantuviera esta cifra, Monterde advierte de que el aumento en el gasto de las pensiones ascendería a una cifra que se situaría en torno a los 15 mil millones, lo que significaría que, en dos años, el gasto por pensiones se habría incrementado en 21 mil millones por el efecto de la inflación.

El aumento del gasto pondrá de manifiesto que no era tal la eficacia en la gestión pública”. Desaparecerá, según Monterde, ese espejismo que se habría creado alrededor de las cuentas públicas. “Que bajara la deuda en el último trimestre del año, del 122% al 118,7%, solo es el resultado de medir nuestro endeudamiento como el cociente entre el importe total de la deuda y el PIB nominal. Al aumentar los precios se incrementa el denominador y se reduce el porcentaje”.

Una ilusión se irá, pero a la vez se generará una nueva, la de que los pensionistas son inmunes a lo que pasa en el mundo: crisis económicas, pandemias, guerras, inflación… Pero, tal y como apunta Monterde, la realidad no es esa.

Que tengamos que enfrentarnos al mercado financiero para que nos financien la deuda, el peso del gasto de las pensiones en los Presupuestos, la llegada a la jubilación de la generación del baby boom y un largo etcétera de factores provocarán que en 2024 no se tenga capacidad económica para revalorizar las pensiones con el IPC”.

Para Monterde es un error tomar decisiones que enfrenten a generaciones. En su opinión se debería poner el foco en las familias con menos recursos, con independencia de si están o no jubiladas, en vez de seguir aumentando el gasto en pensiones.

Artículo de Álvaro Monterde - Director de Previsión Social de March R.S.
Pubicado enExpansión

Compartir

Fin del contenido principal